lunes, 14 de noviembre de 2011

Otra libreta. Y si, vaquera.

Mi máquina de coser, por fin, ha decidido aceptar mi amistad.
Empiezo a sentirme, parte de ella.
Observad, observad; ¡voy recta! (bueno, a veces...ejem)


De nuevo, los vaqueros de mi hija. Aun me queda tela como para unas cuantas libretas más.
Cintas de la mercería, la Dymo, la Zutter y "la máquina"


Queda "mono" el lapicerito, ¿verdad?.

2 comentarios:

  1. Y cómo lo haces? Yo, a la mía, la odio! je, je
    Me encanta! Y sí queda chulo el lápiz, sí!
    Besos. Sílvia

    ResponderEliminar