jueves, 9 de junio de 2011

Libreta número 3.422.566 ;-)

Una libreta que tiene mucha punta; llena de lápices.
Pero lo más... "distinto", el cierre.
Se me ocurrió utilizar un imán. Y a partir de ese momento, la cabeza, a trabajar.
¡Arggggg!


¡Ya tenemos incrustado el imán!
Ahora, forramos las tapas como siempre, teniendo en cuenta donde hemos colocado el imán.


En la tapa trasera, antes de forrarla por dentro; debemos recordar pegar el acetato que llevará el imán de cierre.





3 comentarios:

  1. Qué bonita, me encantan, pero donde puedo ver cómo se forran las tapas, porque dices "se forran como siempre" y me supongo que será alguna entrada anterior, puedes decirme cual es?
    Besillos

    ResponderEliminar
  2. Tienes razón, no hay ninguna entrada que lo explique, me lo apunto, antes de vacaciones tengo que explicarlo. Gracias y Bss

    ResponderEliminar
  3. Genial, genial! Una idea estupenda!!
    Una abrazo. Sílvia

    ResponderEliminar